CAPÍTULO 1 : POR DESIGNIO DIVINO

2

 PATRICIA SVERLO.

“El pobre nació ochomesino”, escribe Doña María de las Mercedes, madre de Juan Carlos, en sus memorias, “y tenía los ojos saltones…” Era horrible. Menos mal que enseguida se arregló”. Fue el 5 de enero de 1938 en Villa Gloria, en la calle 112, de Roma, casi en la periferia; un barrio de la mediana burguesía. Juan Carlos Víctor de Borbón y Borbón fue bautizado en la capilla de la Orden de Malta por el cardenal Pacelli, más tarde Pío XII (1939-1958), el papa que colaboró con el fascismo y que el 1 de julio de 1949 condenó el marxismo en un acta del Santo Oficio.

Era el primero hijo varón de Don Juan, conde de Barcelona, heredero del inexistente trono que había perdido su padre, Alfonso XIII. Nació cuando los golpistas que luego le educaron y le hicieron sucesor de Franco contaban con el apoyo de Hitler y Mussolini, y mientras la República legal, salida de las urnas, luchaba por su supervivencia en la batalla de Teruel, una de las más cruentas de la Guerra Civil. Pero aquélla no era ni la primera ni la última casa real, cada una desde su exilio respectivo, que seguía echando cuentas para averiguar a quién le tocaría ponerse la corona si llegaba el momento. Europa estaba llena de pretendientes al trono de España.

Que Juan Carlos fuera el heredero de los Borbones no era precisamente una cosa que cayera por su propio peso. Una dificultad nada despreciable era que había nacido fuera de España. Ni siquiera tenía derecho a la nacionalidad, puesto que su abuelo la había perdido junto con la corona, por decreto republicano, como castigo por su complicidad en el golpe de Estado de Primo de Rivera. Además, una antigua ley que regulaba las normas de sucesión de la Corona española (el Auto Acordado de de 10 de mayo de 1713) , pensada en contra de los archiduques austríacos para que los Habsburgo no volvieran a España, establecía que nacer en el extranjero era un impedimento para poder acceder al trono. Pero esta ley ya se la había cargado según su conveniencia otro Borbón, Carlos IV, que también había nacido fuera de España, sustituyéndola por la famosa Pragmática Sanción de 1789, que es la que aún está en vigor. Los Borbones siempre supieron componérselas muy bien y arreglar las leyes a su medida.

También era necesario pasar por delante de varias mujeres para poder llegar por una línea torcida a Juan Carlos, basándose en el hecho de que los varones, porque así lo había decidido la Casa Real, siempre tienen preferencia. Ésta es sencillamente una más de esas normas que, como todas las que afectan a la monarquía en general, no tienen nada que ver con la justicia ni con la razón. Apenas había nacido, Juan Carlos ya era considerado mejor y más digno que un numeroso grupo de mujeres de sangre real. No hace falta retroceder mucho en el tiempo, a la época de Alfonso XII, para ver que pasó por delante de la primera y la segunda hija de éste, María de las Mercedes y María Teresa, y de toda la descendencia de las dos. La voluntad divina también pasó por alto a las hermanas mayores de Don Juan, Beatriz y María Cristina; y a la hermana que Juan Carlos ya tenía cuando nació, Pilar.

La injusta línea dinástica también había esquivado a unos cuantos hombres. Alfonso XIII había designado como heredero, con el título de príncipe de Asturias, a su tercer hijo vivo, Don Juan, mediante la exclusión de otros dos hijos debido a sus deficiencias. No era una práctica nueva. Carlos III ya había excluido a su primogénito, Felipe, por su “imbecilidad notoria”, declarando que “después de haberlo intentado por todos los medios posibles , no han logrado descubrir en el desgraciado príncipe, mi hijo mayor, el menor rastro de juicio, de inteligencia, ni de reflexión”. (Continuará mañana).

 

 

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

2
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
2 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
1 Autores de comentarios
Paco Bono Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Paco Bono

Eso de ” la República legal, salida de las urnas…” es una afirmación demasiado ligera para un libro que en verdad quiere romper tabúes. Mal empezamos. La república que “luchaba por su supervivencia en la batalla de Teruel, una de las más cruentas de la Guerra Civil” no era sino los restos de la “república de partidos”, que murió tras los golpes de Estado de los propios partidos de izquierda (y de derechas). La Segunda República nunca fue democrática, siempre fue partidocrática y esa, amén de muchas otras razones, fue la causa de su temprana y dramática muerte bajo la sangre de una guerra… Por favor, no divaguemos y nos perdamos en falsedades. Con estos primeros párrafos se dan muestras de que el libro de Patricia Sverlo no merece la pena; es una lástima que se haya perdido entre juicios simplistas cuando promete tanta profundidad. En fin… ¿por qué divulga tanto el diarioRC un libro así? Quizá me equivoque, pero es mi opinión, la de un repúblico más. A lo publicado me atengo.

Paco Bono

Con el mensaje anterior no quiero decir que no desee que se desenmascare al Borbón que tanto daño ha hecho a la libertad política y a España. Pero seamos puros, como Don Antonio, no salgamos de la esencia, dejemos la ideología para la República Constitucional.