Retorna el espíritu de la libertad

7

“El espíritu se esfumó; el cofre o jaula de hierro permanece vacío sin que pueda saberse si para siempre. Como quiera que sea, el capitalismo triunfante, siendo que se apoya en bases mecánicas, ya no requiere mas de la ayuda religiosa, es de suponer que se ha extinguido para siempre la rosácea mentalidad de la jubilosa sucesora del puritanismo, la “ilustración”.  Max Weber

Los estudios de Max Weber, el genial sociólogo autor de La ética protestante y el espíritu del capitalismo y   Economía y Sociedad, no condenó a los pueblos a no poder elegir a sus gobiernos democráticos y vivir en el secuestro permanente de la libertad. Se limitó a comprender cómo se comportan los hombres en sociedad y cuáles son sus motivos. La vida profesional  no tiene que ser un deber sin sentido. Es posible la articulación de la misma con la vida cotidiana y la libertad política.

La ciencia  moderna de la sociedad y de la política no obliga a la resignación y a la acomodación ciudadana en las jaulas de hierro. La división y diferenciación de las esferas de acción social: economía, ciencia, política, etc., no son mandatos divinos a los que los ciudadanos deban ser sumisos pues la leyes sociales no condenan a nada, al contrario, como diría Spinoza, ellas permiten alcanzar más y mejor  libertad si luchamos por ella con sagacidad y continuidad.

Max Weber explicaba a los hombres comprendiéndolos. Las personas libres  son lo que son capaces de hacer. La acción social, y no tanto la individual, puede liberarnos  de las jaulas de hierro que impiden conquistar la libertad política.

La alienación humana fundamental es la que le impide la conquista de la libertad política –cualquier heredero de Marx debería reconocerlo- y el individualismo egocéntrico que no aprende de las relaciones necesarias con las demás personas que sienten el espíritu de la emancipación se revela soledad ineficiente para la constitución democrática.

 Fotografía:  Cabeza de la Estatua de la Libertad (París, 1883)

Cabeza de la Estatua de la Libertad exhibida en un parque de París antes de ser enviada a Nueva York. La instantánea fue tomada por el fotógrafo Albert Fernique.

Antonio Muñoz Ballesta.

 

 

Creative Commons License

Este trabajo de Antonio Munoz Ballesta está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

7
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
7 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
6 Autores de comentarios
SpinozianoAntonio LunaPedro M. GonzálezLuis maguillastremlykov Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Antonio M. Ballesta
Antonio M. Ballesta

La fotografía es la mejor que podría ilustrar el artículo: el trabajo del artista esperando en París para navegar hacia la república democrática de los EEUU… The Liberty retornará a Europa, a España.

SyRC
A.

Pedro M. González

Muy bueno AMB! Ahora, no desprecies tampoco el “indiviudalismo egocéntrico” como motor de la libertad política, pues solo con ésta pide darse proyección politica a la indiviudalidad gracias a los principos de representación y revocación en la mónada donde los individuos concretan sus pretensiones particulares, no como ahora que se diluyen en la oligarquía partidocrática en que son los partidos y no las personas, los individuos, los sujetos de representación.

No es de extrañar la admiración que sintiera una indiviudalista radical como Ayn Rand por el sistema de representación norteamericano.

Un abrazo

stremlykov
stremlykov

El ser humano nace libre, quiere ser libre, de forma natural se comporta libremente, geneticamente está diseñado para vivir en libertad.

Todo lo que sean recortes de libertad, como son las leyes, no van con el ser humano. Las leyes de los hombres son perversas para el ser humano.

Saludos y ¡ VIVA LA LIBERTAD !

Luis Lopez Silva

La libertad absoluta en nuestras sociedades es una pura entelequia. La libertad se ha de sostener en normas, por eso queremos una República Constitucional, que no es ni más ni menos que un proyecto normativo para convivir.

Pedro M. González

Mejor no se puede decir

Antonio Luna
Antonio Luna

Puesto que los males de las sociedades provienen de la
codicia y la ignorancia, los hombres no cesaran de verse
atormentados sino en tanto que sean ilustrados i sabios
y que practiquen el arte de la justicia, fundado en el
conocimiento de sus relaciones y en las leyes de su organización (Volney)

Spinoziano
Spinoziano

El hombre ha evolucionado para ser «social». Los fenómenos genéticos, epigenéticos y neuronales lo evidencian. Por ello solo socialmente el hombre puede desarrollar toda su potencia. Spinoza usa el término «Multitudo» para referirse a la sociedad del hombre que desarrolla su potencia.

«No conse­guiremos explicar nuestro mundo, ni la fiebre de control dialéctico de quienes lo dominan, su continuo y desenfrenado intento de encerrarlo en las redes de un de­sarrollo sometido a un mando, de reducirlo a la eterna y bien proporcionada di­
mensión de la explotación -si olvidamos que esas operaciones chocan con la soli­dez de un ser que, por su propia felicidad, se proclama definitivamente desproporcionado, revolucionado, otro-, un ser que, proclamando su definitiva irreductibilidad al devenir, expresa el heroísmo más alto. Sobria, pero duradera­mente, como comportamiento de masas y afirmación del buen sentido. Insubor­dinación a las reglas de la dialéctica y deserción del campo de la gtterra por el do­minio -tal es el heroísmo de Spinoza, su astucia de paloma, la delicadeza de su fuerza de iluminación-. Nunca fueron tan necesarias la dignidad tranquila de la razón, su ser-mundo y mayoría infinita del pensamiento, de la acción y del deseo, como lo son hoy para desenmascarar y neutralizar los venenos destructores del ser. Allí, dentro de ese ser, somos revolucionados y, tranquilos, nos repetimos que nada nos hará retroceder. No podemos. Y no sabemos distinguir nuestra alegríaynuestra libertad de esta necesidad»