Cultura, sí; pero, ¿para qué?

7

La cultura es un fenómeno humano tan vasto y complejo que resulta muy difícil acordar  una definición de consenso sin que nadie disienta de la misma. No obstante, nadie puede objetar desairadamente en contra de la siguiente concepción general e histórica: la cultura es el recorrido histórico de todas aquellas manifestaciones materiales y espirituales suscitadas, asumidas y desarrolladas por los pasados y presentes grupos sociales hasta la construcción de nuestro mundo actual.

Sin embargo, lo que aquí propongo es reseñar una crítica recurrente al presente cultural. Por un lado, aun quedan en nuestra sociedad pétreos grupos  que entienden la cultura como saber enciclopédico o academicista, el hombre como recipiente vacío que ha de ser llenado, tan característico del intelectualismo pedante; y por otro lado, la cultura de masas promovida por entes públicos y privados sustentada en la  edificación de espacios mostrencos de renombre y la consagración de eventos pseudoculturales; sendos,  con la penosa función de embelesar  más que de culturizar.

Hoy día todos los agentes e instituciones que generan y difunden cultura, desde los sistemas educativos e instituciones sociales hasta los grupos políticos, pasando por las empresas y  las redes sociales se asemejan en un punto común, en la forma de concebir  la cultura como maquinaria gestadora de hábitos consumistas y conformistas. Los sistemas educativos para adaptar a las nuevas generaciones a la cultura dominante, los grupos políticos para sus intereses de consumo ideológico y perpetuación política, las empresas para fidelizar a sus clientes-consumidores futuros y por último, las redes sociales como instrumento globalizante  de las tendencias anteriormente nombradas; aunque por supuesto, en oposición a esta tendencia cada vez emergen más grupos de resistencia a este estado de hechos. En nuestro mundo social se absorbe tanta información invitando al acto de consumir que la cultura actual depende en sumo grado de la estrategia de la mercadotecnia. Así mismo, la cultura que asimilamos en nuestras sociedades se dirige mayoritariamente hacia la satisfacción de un sistema que solo exige la maximización de la cuenta de resultados venidera, no existe una cultura desinteresada al margen de los futuros beneficios, sino que la mayoría de la cultura propagada en los últimos años ha sido una erudición masificante y masificada que a corto, medio y largo plazo solo pretende el llenado de salas, museos y auditorios con masas pasivas dirigidas por la pirámide de intereses político- empresariales.

En contraposición a toda esta filosofía de la cultura como satisfacción hedonista, es valiente e inteligente reivindicar la cultura en el sentido gramsciano. A pesar de su pasado contexto social, Gramsci supo conceptuar la cultura como un fenómeno muy diferente a cómo entonces y hoy lo percibimos, o sea, como un medio para hacer aflorar la conciencia de nuestro yo en el mundo, de instruir nuestra voluntad de poder para ejercerlo en pos del provecho propio y común.  Para el ítalo, la cultura es organización, disciplina del propio yo interior, es una toma de posición de la propia personalidad, es la conquista de una consciencia superior que intenta comprender el valor histórico, la propia función de la vida, los derechos y deberes. Y en contra de muchos, identifica la cultura con la crítica, la cultura como medio cognitivo para juzgar los acontecimientos, discernir la verdad,  salir del caos y la parálisis social y forjarse un ideal que guíe el camino. Y es aquí donde se hace pertinente formular la pregunta del título, ¿cultura para qué? Si la cultura es simplemente un cúmulo de conocimientos y eventos sin capacidad de coadyuvar una crítica razonable sobre la sociedad eternizando así un modelo de convivencia con graves deficiencias, uno se pregunta cómo y por qué una civilización nacida del conocimiento y que depende de él, se convierte en una comunidad conformista que no aporta sabiduría ni bienestar y deviene en cultura alienadora. En fin, la realidad es que en este comienzo de siglo no hemos sido capaces de resolver la ignorancia y la abulia mental en grandes capas de la población a pesar de que las Tecnologías de la Información y la Comunicación han abierto el conocimiento y la cultura a todos en un flujo horizontal de información. Mientras la cultura actual pierde constantemente poder  de crítica y rebeldía a la par que es desplazada por la cultura sensacionalista y consumista, la sociedad ha de hacer un esfuerzo por recuperar las virtudes esenciales  de la cultura, es decir, reclamar una sociedad justa, un ser humano de calidad y una vida plena y feliz.

 

Luis Fernando López Silva

Creative Commons License

Este trabajo de Luis Lopez Silva está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

7
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
7 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
7 Autores de comentarios
Vicente Carreño CarlosÁmbarFoxManuel Gómezerinia Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
pedro ortigosa goñi

Aunque me salga del tema, en este país se suele utilizar la cultura como pretexto para hacer entretenimiento(cine-teatro), y reclamar apoyo estatal para vivir de gorra. Lo relevante de una sociedad es su creación artística, no su producción cultural(pues cultura es todo y nada).

Jose8675

Eliminen los datos anteriores, pues no autorizo su exposición

erinia
erinia

¿No era este Antonio Gramsci el del “combate cultural” que desembocó en la corrección política, en el marxismo cultural que hoy tan evidentemente vivimos?. Extirpar, borrar una cultura y su historia para imponer otra, sea la que sea, es manipulación ideológica. Aunque su marxismo económico fracasara, hay que reconocerle a todos estos marxistas simpatizantes de la Escuela de Frankfurt, que lo que ha triunfado, en todo Occidente, más allá de sus sueños ha sido su Marxismo Cultural. Al margen de este apunte, buena exposición de la idea, aún creyendo que el tema cultural siempre fue una codiciada herramienta para imponer regímenes y hacer lavados de cerebros a conveniencias. De ahí la dificultad y el peligro de aclarar este tortuoso concepto.

Manuel Gómez
Manuel Gómez

Yo creo en la cultura como llave para ser feliz con uno mismo. Crecer interiormente y ademas que no te la pegen.
¿Cuanto borrego estuvo ayer en la manifestación? Y ¿Cuanto listo?
Saludos

Fox
Fox

1-“El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos.”

2-“El reto de la modernidad es vivir sin ilusiones y sin desilusionarse.”

3-“Decir la verdad es siempre revolucionario.”

4-“El tiempo es lo más importante: es un simple sinónimo de la vida misma.”

4-“La cultura es cosa muy distinta. Es organización, disciplina del Yo interior, apoderamiento de la personalidad propia, conquista de superior conciencia por la cuál se llega a comprender el valor histórico que uno tiene, su función en la vida, sus derechos y sus deberes”.

5-“Instrúyanse, porque tendremos necesidad de toda vuestra inteligencia. Agítense, porque tendremos necesidad de todo vuestro entusiasmo. Organícense, porque tendremos necesidad de toda vuestra fuerza”.

6-“Mi pragmatismo consiste en saber que si golpeas tu cabeza contra la pared, es tu cabeza la que se romperá y no la pared.”

7-“Todos los hombres son intelectuales; pero no todos cumplen la función de intelectuales en la sociedad”.

8-“El pesimismo es un asunto de la inteligencia; el optimismo, de la voluntad”

9-“La indiferencia actúa poderosamente en la historia. Actúa pasivamente, pero actúa.”

10-“La indiferencia es abulia, parasitismo y cobardía, no es vida. Por eso odio a los indiferentes.”

11-“La ilusión es la maleza más tenaz de la consciencia colectiva: la historia enseña pero no tiene alumnos.”

12-“Todo movmiento revolucionario es romántico, por definición.”

13-“Puesto que debemos construir el país, construyamos directorios, enciclopedias, diccionarios.”

14-“A menudo el que quiere consolar, ser cariñoso, etc. es en realidad el más feroz de los verdugos. Incluso en el afecto es necesario ser ante todo inteligente.”

15-“La mayor parte de los hombres son filósofos en cuanto operan en la práctica y en su trabajo práctico está implícitamente contenida una concepción del mundo, una filosofía.”

16-“En el principio era el Verbo… No, en el principio era el sexo.”

antonio

Emhorabuena Luís por tu articulo; además de encontrarlo muy instructivo le encuentro la virtud de animar a participar con sus comentarios a varios nuevos lectores.
Ánimo a todos.
Un abrazo.
Antonio Barragán

Vicente Carreño

FILOSOFÍA, CULTURA y EDUCACIÓN.

EL NUDO GORDIANO: EDUCACIÓN ESPAÑOLA Y ESTADO DE PARTIDOS.

Una magnífica conferencia de David López Sandoval en la Universidad de Alicante, invitado por la Sociedad de Filosofía de Alicante, en el marco de un ciclo sobre Filosofía, Cultura y Educación.

http://vimeo.com/21561902