Normalizando la inmoralidad (Diógenes. Obra atribuida a J. H. W. Tischbein)

12

Según el diccionario, normalizar significa adaptar o ajustar una circunstancia o hecho a una norma, regla o modelo común. Por otro lado, inmoralidad se define como aquellas actitudes sociales inconvenientes o incompatibles con la ética de las costumbres de la sociedad. Con estos dos conceptos definidos, se puede medianamente comprender lo que a lo largo del texto pretenderé analizar para extraer las pertinentes críticas a un modo general de actuar que está subvirtiendo cínicamente las conductas morales que aplicamos a la economía, la política, las relaciones profesionales u otros ámbitos sociales. Desde siempre, en todo conjunto social se han establecido  unas normas morales consuetudinarias como freno a las conductas depravadas en pos  de concertar una convivencia pacífica y de respeto mutuo entre los convivientes. Por supuesto, también y desde siempre, han existido demasiados sujetos e instituciones que por factores diversos han socavado este intangible cuerpo de conductas éticas que han evitado un continuo malestar social. A mi modo de ver, en este periodo convulso en que existimos se han roto las barreras, estamos concurriendo a una normalización masiva y acelerada de las prácticas inmorales. La política, la economía, la cultura, la religión, se han convertido en ejemplos perfectos de indecencia permanente por motivos asociados al uso indecoroso de sus resortes. Los intereses de poder, dinero y manipulación que se han construido entorno a la pirámide ejecutiva de estas diferentes áreas que rigen e influyen la gobernanza  de las sociedades está aniquilando de raíz los principios axiológicos  en los que se basa toda comunidad democrática que digne denominarse de tal modo. En los pasados tres lustros hemos presenciado el encanallamiento de la vida social a escala internacional  por vía de la política y de la economía que ha derivado en una ausencia total de referencias morales, con la única pretensión de hacer tábula rasa a fin de imprimir en el tejido social los nuevos valores que predica la ideología que consagra al Mercado como “demiurgo supremo”.  Paralelamente, los gobernantes de las  supuestas democracias Occidentales apostaron decididamente por formalizar unos sistemas políticos a la medida de sus intereses de partido, creando así democracias pasivas en donde el ciudadano es un mero acatador de políticas al servicio del Estado y del capital más inhumano. El conchabamiento sibilino de esta élite política  con los poderes económicos  condujo irremisiblemente la economía hacia un entorno cuasi mafioso donde las prácticas abusivas con el dinero del ciudadano generó acciones permeables a todo tipo de corruptelas en todos lo niveles de las Administraciones Públicas y en el autocontrol de la responsabilidad social de los cuadros ejecutivos de las grandes corporaciones financieras y de inversión. Ha corrido de lo dicho, un ejemplo significativo es la última noticia salida a la luz sobre el banco de inversión  Goldman Sachs, en la que un empleado ha dimitido porque según dice el ambiente de trabajo es “tóxico y destructivo” y anota además que sus superiores se referían a sus propios clientes como “marionetas”. Hay que saber que este banco fue rescatado con fondos públicos después del desastre de las “subprime”. La inmoralidad aquí es patente. Por tanto, se colige que la economía de mano de la política ha corrompido los códigos morales por los que se rige el contexto relacional y laboral de los ciudadanos; y la deontología profesional, aquella conducta que establece la relación ética entre empresa y cliente ha quedado herida de muerte.

Ante tanta estulticia no se podrá negar que la inmoralidad ataca las bases sobre la que construimos la convivencia, la familia, el trabajo, la cultura… y es que el culto ciego al dinero se ha convertido en el vector que ensalza la cultura del tener sobre el ser, asunto este, que de no ser capaces de equilibrar en los próximos años carcomerá aun más el sostén ético-moral de las comunidades. Entretanto, los gobiernos han vendido sus ideales a los abyectos lobbys del dinero, creando de esta manera una dependencia del dinero que ha hipotecado ideales, libertades, proyectos e ilusiones de millones de cívicos, que no entienden la impudicia con la que se legislan las leyes dentro de los propios parlamentos sufragados (elegidos)  por ellos mismos.

A modo de clausura, opino que una forma de contribuir a aminorar esta normalización de la inmoralidad dentro de la sociedad, tiene que venir de la férrea voluntad de los habitantes, formando un frente común de tolerancia cero a la insolencia  de los  grupos dominantes, acompañado de un Ideal ético regenerador capaz de invertir esta ola impúdica de nepotismo y despotismo económico-político  que asola las consciencias y actitudes de gran parte de los individuos que formamos las sociedades. El poder de invertir la tendencia aquí denunciada, está pues, en nuestras manos.  Un medio inteligente para alcanzar el fin: MCRC.

 

Luis Fernando López Silva

Creative Commons License

Este trabajo de Luis Lopez Silva está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

12
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
11 Hilos de comentarios
1 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
8 Autores de comentarios
BerthaSpinozaCarlosPrPedro M. GonzálezLuis maguilla Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Livio

Cada día somos más.Enhorabuena. ¡¡¡¡¡¡¡ A por los 6.000 !!!!!!

Pedro M. González

Eso del “capital inhumano” no es así. Precisamente proviene de caput, que es cabeza y ese origen está en la capacidad de pensar, de utilizar la cabeza en las relaciones sociales. Lo mismo que lo del demiurgo del mercado, mito inexistente por inexitencia de mercado sino de intención política de su dirección que es su contradicción en término. La moral y la libertad en la economía no están contrapuestos como un torpe y errado Friedman llegó a señalar, sino que son inseparables. Sino lean a Rand

Pedro M. González

Aparte de eso el MCRC no sirve al fin del capitalismo ni del anticapitalismo, solo de la libertad política. Es la inteligencia de lo político ajeno a la ideología del autor o de quien aquí opina.

Tomás García Bayarte
Tomás García Bayarte

La inmoralidad, en todos los aspectos de la vida, ya de por sí, significa una anormalidad. El pretender admitir su normalización, constituiría una aberración.

Por ello, considero que no se ha tolerar inmoralidad alguna, en el comportamiento de los ciudadanos coadyuvantes con el MCRC.

S.L.y R.C.
Bcn.,17/03/2012(19:53).

Spinoza
Spinoza

La moralidad no es un término absoluto, sino que lo es en relación a un fin. Torturas, muertes y guerras se han llevado a cabo bajo la bandera de la moral cuando, por ejemplo, el fin ha sido defender a un «dios». Del mismo modo la corrupción no es tal y resulta un comportamiento moral, para aquel cuyo fin es enriquecerse porque piensa que la sociedad se lo debe todo. Mientras no compartamos un fin no podrá establecerse una moral común.

Pero a la mayoría de nuestros ciudadanos les inculcamos desde su nacimiento y durante todo el proceso de su «individualización» que junto a la ciudad terrenal esta la «ciudad de dios» y que aquella es un medio para esta que es un fin. Y así se inocula una enfermedad «auto inmune» en la sociedad que hace que sus propios miembros no reconozcan algunos tejidos como suyos y los ataquen.

Siguiendo la teoría «autopoietica» del sociólogo alemán Niklas Luhmann, -autor citado el viernes por el contertulio Dalmacio- diríamos que al adoptar fines propios, una parte de la sociedad se «clausura operativamente» para la otra.

Por ello mientras a una parte de la sociedad se la adoctrine desde la mas tierna infancia en mitologías y supersticiones como si fueran ciertas -histórica y científicamente- y la otra parte no pueda aceptarlo en tal calidad, una parte de la sociedad estará clausurada para la otra y el entendimiento será difícil.

Por ello la recta instrucción en la infancia debe tener como primer objetivo mostrar la diferencia entre mitología y verdad comprobada, evitar que una se confunda con otra y de este modo establecer el mayor número de «nociones comunes». Sin ello todo esfuerzo será vano.

Antonio García-Trevijano

Querido Luis Fernando, la pertinencia de tu reflexión se manifiesta esplendorosamente en el caso Real de Urdangarin. Hacía algun tiempo que no nos dabas el placer de leerte.

Pedro M. González

Estimado Luis: Pues tu sola aclaración ya ha aportado mucho por necesaria. Y sobre el obrar moral es que no hay otra posibilidad en cuanto a la identidad de fines y medios. Muy buena apreciación por cierto la del amigo Spinoza.

Saludos.

Carlos Prada

Estando de acuerdo en lo básico con Spinoza acerca de diferenciar entre mitología y verdad comprobada con respecto a la educación, creo que es importante no “echar a la bañera al bebé con el resto del agua”.

Existen nociones comunes como bien dices, transracionales, que si bien no pueden ser comprobadas empíricamente, sí pueden ser vividas, sentidas y que están más allá de la razón.

No por ser transracionales pierden valor y son dignas de que se respeten, desde la infancia. Si bien no pueden ser transmitidas con la palabra o con fórmulas sí pueden ser experimentadas personalmente.

Se me ocurre, por ejemplo, una experiencia cumbre de Maslow o un satori de un monje Zen.

Un saludo

Spinoza
Spinoza

Claro Carlos, por ejemplo también, el “amor intelectuallis dei” a que se refiere Spinoza

Bertha

This is cool!