Silencios, libertades y otras cosas de las que hablar

12

“Es típico de un siervo no decir lo que piensa.” Eurípides
“A callar.” Pilar de Borbón

No he de callar, por más que con el dedo,
Ya tocando la boca, ya la frente,
Silencio avises o amenaces miedo
Ya lo dijo Quevedo…

Poder hablar, luchar por la palabra y por el silencio propio, no tener que oír ni escuchar lo que no se quiere son facetas de esa piedra preciosa que es la libertad, manifestada como deseo vital elicitivo, como ética de la acción libre, siguiendo al padre Suárez.

Callo porque quiero no porque tú me lo mandes, brota de la boca del niño como de un manantial natural que manifiesta la unicidad del ser, afirmándose ante el mundo, es decir ante la familia. La sociedad española aún ni siquiera es un niño callándose ante el poder porque quiera ella no porque se lo mande el poder oligárquico. Devolviéndole con un silencio su llama da a las urnas, mostrándole las anchas espaldas de su libertad.

Hubo un largo silencio antes del primer hágase. El logos pensaba qué sonido articularía por vez primera. En un tiempo se polemizó sobre qué lengua fue aquella que escucharon los cielos si es que ya tenían capacidad auditiva, pero sobre lo que casi nadie discutía es que le antecedió un largo o corto silencio. El logos pensaba. Tenía el poder de callarse pero decidió hablar y ahí empezó todo el lío. Luego los reyes hicieron suya la costumbre de hacerse oír, de hacer callar y de juzgar. En los relatos homéricos el cetro, el skeptron, era el símbolo regio que administraba la voz y el juicio. Al orador los heraldos le pasaban el cetro para que pudiera hablar entonces. Si de Zeus venía el cetro del monarca, de este venía el tuyo. En los actos solemnes de algunas universidades todavía los bedeles portan los skeptra academica que simbolizan la autoridad académica y pedagógica.

El poder social está asociado al derecho a hablar, a dejar hablar y a hacer callar. El olvido puede llevarnos a desestimar el poder asociado a los medios de comunicación, cuando creemos a un director de periódico u otro medio definirse como un simple director de periódico. La historia nos ilustra sobre ello. Siendo la palabra intrínsecamente humana su ausencia no deshumaniza cuando viene de fuera; nos esclaviza.

En las Fenicias de Eurípides, Polínices, el hijo desterrado, responde a la pregunta de cuál es la desgracia del exilio: “ Una y grandísima, no tener libertad de palabra “. Yocasta, su madre ,añade lo fundamental : “ Es típico de un siervo no decir lo que piensa. “ Estamos en el territorio de la franqueza que se ha transformado en la parresía democrática, en la libertad de palabra.

Cuando alguien, persona, institución o cosa nos quiere hacer callar, nos manda callar, o no nos deja decir lo que pensamos, como pasaba en España hasta la aparición de este diario, estamos literalmente desterrados en nuestra propia tierra, como Polínices. Este diario es el navío que nos devuelve a España. Gracias.

Fotografía de la escuela de los domingos

Creative Commons License

Este trabajo de Zoilo Caballero Narvaez está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

12
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
12 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
8 Autores de comentarios
ZoiloveredasSergio G-MAntonio M. BallestaLuis Martinez Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Antonio M. Ballesta
Antonio M. Ballesta

Ve y no ve, Doña Pilar, Bombón de los Borbones, al raudo Iñaki entrar y salir del Juzgado.
Cristina-Polínices,¿ dirá todo lo que sabe?
Sofía-Yocasta, ¿ evitará la abdicación y la guerra entre los hijos ?

S. y R.C.
A.

Antonio García-Trevijano

Mi querido Zoilo, me has hecho disfrutar con tu poética y culta reflexión.

Vicente Carreño

Querido Zoilo, es bueno, muy bueno tu pensamiento; y nos hace reflexionar con hondura. Gracias por tu aportación al Diario.

J.L.
J.L.

Fantástico Zoilo.

La fantástica descripción de la palabra que has expuesto, no ha podido evitar remitirme al uso bastardo que se hace de ella: Me acordé del infierno de Swedenborg descrito por Borges. Decía que los réprobos en el infierno, viven entregados a la política (en sentido peyorativo, partidocrático), es decir viven para conspirar, mentir e imponerse, mediante el uso de la palabra.

Luis Martinez
Luis Martinez

Querido Zoilo,
Tu articulo me resuena y conforta, somos pocos pero al menos no estamos solos, nos damos la palabra entre nosotros, enriqueciendonos unos a otros y haciendonos oir por todo aquel que quiera salir del viciado circuito establecido y preestablecido por los medios de comunicacion de la partidocracia.
Damos cabida a todo aquel que quiera entrar en el uso de la palabra y por lo tanto le damos derecho a ser oído con la esperanza de aumentar nuestro numero y romper así nuestras cadenas poco a poco.
Un abrazo amigo.

Antonio M. Ballesta
Antonio M. Ballesta

Hay, Zoilo, en tu bello y trájico escrito, algo de psicoanalítico. Esa obsesión por mandar callar de Juan Carlos, Rey, al presidente de la república de Venezuela, y ahora por parte de Doña Pilar …, ¿ no será un resentimiento de los años que ellos tuvieron que “callar” dentro de la familia Franco-Polo hasta que el generalísimo los eligió como sucesores a título de rey ? Y, ahora, cuando ven peligrar, y con razón, lo que tanto les costó conseguir, quieren mandar callar a todo el pueblo español !

S. y R.C.
A.

Sergio G-M
Sergio G-M

Es un placer leer tus articulos Zoilo.

Ellos siempre serán esclavos de sus palabras, por mucho que nos quieran someter al silencio, del que somos soberanos, con el fin de que no revelemos la falsedad de las mismas.

Un abrazo.

veredas
veredas

Me ha gustado muchísimo, lo que dices y cómo lo dices,¡fantastico! ha sido una gozada leerlo.