La toma de la Bastilla

4

Artículo aparecido originalmente en EL INDEPENDIENTE en julio de 1989

Golpe feudal de Luis XVI

En un ambiente social de “fermentación universal”, como se decía entonces, la situación política en Francia, a principios de julio de 1789, estaba ya lejos del entusiasmo de consenso que abrió, dos meses antes, la reunión de los Estados Generales. La doblez del monarca y el natural egoísmo de la nobleza y del clero retardaron la reunión de los diputados en una sola asamblea. El Estado absoluto se oponía a las reformas exigidas por una nación convocada para expresarlas.

Los diputados del Tercer Estado, confiados en la fuerza de su razón teórica, retaron a la nobleza y al clero constituyéndose ellos solos en Asamblea Nacional. En una sesión tormentosa, que terminó el 17 de junio, la diputación común se atribuyó la soberanía nacional y dictó habilísimas leyes que declaraban nulos los impuestos y ponían a la nación en garantía de la deuda pública del Estado.

El guante de tan singular desafío tuvo que ser recogido por el propio rey. Por primera y última vez Luis XVI habló clara y libremente. La sesión real de 23 de junio marcó los límites de las reformas aceptables: libertad individual y de prensa, descentralización administrativa, aprobación por los Estados Generales de los impuestos y de la deuda pública, igualdad fiscal si la aceptasen los órdenes privilegiados.

Luis XVI declaró intangibles “los asuntos referentes a los derechos antiguos y constitucionales de los tres órdenes, la forma de dar constitución a los próximos Estados Generales, las propiedades feudales y señoriales, los derechos útiles y las prerrogativas honoríficas de los dos primeros órdenes”.

Confirmó el privilegio de la casta aristocrática para el acceso al mando militar, y aumentó el poder de la jerarquía eclesiástica en todo lo referente a la religión.

En consecuencia, declaró inconstitucionales las decisiones de la Asamblea Nacional y amenazó con disolver los Estados, y gobernar en autócrata, si no era obedecido. “Si me abandonáis en esta bella empresa sólo yo haré el bien de mis pueblos, sólo yo me consideraré su verdadero representante”.

Este golpe feudal del monarca fue decorado dentro del salón con la ausencia del ministro Necker y fuera del palacio con la presencia del aparato militar. Los diputados comunes trataron en vano de disimular su derrota.
“Estamos aquí por la fuerza del pueblo y sólo nos moverá la fuerza de las bayonetas” (Mirabeau). “Somos hoy lo que éramos ayer, deliberemos” (Sieyès).

La fermentación que produjo en París la noticia del golpe de fuerza del rey estalló el día 25 en tres frentes revolucionarios. El frente burgués se organizó en el Hotel de la Ville. Los 407 electores que habían elegido a los diputados derrotados en Versalles tomaron su relevo. El frente militar se estableció en los cuarteles de la Guardia francesa, donde los soldados permanecían retenidos desde el desafío de la Asamblea Nacional. El frente popular se concentró en el Palais Royal, donde una abigarrada multitud acudía para seguir los acontecimientos de Versalles y escuchar las inflamadas arengas de jóvenes periodistas como el prematuro republicano Camilo Desmoulins.

Nada más conocer el golpe feudal del monarca los 407 electores quebrantaron la prohibición de reunirse.

Los más radicales, Bonneville (traductor de Shakespeare) y el periodista Carra, consiguieron la aprobación de su agenda: organizar una guardia burguesa, constituir una verdadera comuna municipal electiva y anual, y dirigirse al rey pidiendo el alejamiento de las tropas y la libertad de la Asamblea.

Negando la oficialidad a quienes iban a ser los más grandes generales de la historia militar de Francia, el golpe de Luis XVI provocó la indisciplina en el Ejército. Los guardias franceses rehusaron el servicio en varios regimientos, y centenares de soldados salieron de los cuarteles para acudir al Palais Royal. Aclamados y agasajados por la multitud prometieron no obedecer órdenes contrarias a las de la Asamblea Nacional si los regimientos alemanes y suizos entraban en París.

Esta intensa agitación de la capital y la manipulación del duque de Orleans, que aspiraba a ser lugarteniente del Reino, empujaron al bajo clero y a la facción liberal de la nobleza a los brazos de los comunes.

La inutilidad de mantener ya la separación indujo a Luis XVI a ordenar el 27 de junio al resto de la nobleza y de la jerarquía eclesiástica que se integraran también en la Asamblea Nacional. Fracasada su batalla política, el rey concentró su estrategia contrarrevolucionaria en el golpe militar que había empezado a preparar el día anterior, con la orden a seis regimientos suizos y alemanes de marchar sobre París.

La mayoría de los historiadores considera el período transcurrido desde el 5 de mayo, en que se inauguran los Estados Generales, hasta el 27 de junio, en que triunfa la tesis jurídica de los comunes, como el primer paso de un solo y único movimiento revolucionario de la burguesía contra el feudalismo. Hoy ha perdido vigencia el mito de la Revolución como bloque histórico.

Modernos historiadores tratan a este primer período como una discontinuidad histórica con suficiente entramado para constituir una revolución autónoma, la de los abogados.

La verdad, sin embargo, es muy otra. Sea cual sea el concepto que se tenga de reforma o de revolución, antes del 27 de junio no se dieron ni la una ni la otra. Sólo existió una batalla política. La del ministerio Necker contra la nobleza y el clero. El aliado de los privilegiados en esta batalla fue la Corte. El de Necker, el Tercer Estado. El ministro obtuvo del rey que duplicara el número de diputados comunes para igualarlos con la suma de los dos privilegiados. En la situación prevista, el arbitraje correspondería a la facción liberal de la nobleza encabezada por el duque de Orleans.

Lo sorprendente, dada la voluntad real de igualar los votos, fue la negativa de la nobleza y el clero a reunirse con los comunes y la mala fe de Luis XVI al apoyarlos en su pretensión de votar por órdenes separados.
Es extraño, es incomprensible que un hombre de la cultura y experiencia de Necker no se percatara de la causa de su fracaso.

Varios años después se dolía de que, siendo el problema del déficit el que había convocado a los Estados y habiendo él encontrado la solución, los comunes recibieran con tanta frialdad su discurso de 5 de mayo.

El Tercer Estado era aliado natural de Necker en un proyecto de reformas liberales y de igualdad de derechos, pero no de un ministro del Estado absoluto que tuviera la habilidad de resolver, él solo, el problema financiero sin necesidad de alterar la jerarquía social.

El déficit del Estado era el tesoro de la nación, es decir, de la Revolución. Sin déficit, la reforma constitucional no era necesaria al Estado. Sin déficit, Luis XVI no necesitaba ya los Estados Generales salvo para aprobar el plan técnico de su ministro.

El cambio de opinión del rey, que grandes historiadores atribuyen a su carácter mudable o influenciable, revela más bien una mayor sagacidad para percibir lo que su ingenuo primer ministro no vio: si con manipulaciones técnicas el déficit quedó reducido a 56 millones y la necesidad de un préstamo a 80, ¿por qué afrontar el riesgo de una reforma institucional?

El clima de libertad de expresión en la redacción de los “cahiers de doleances” y en las elecciones, que había propiciado el propio monarca, hicieron imposible la solución tecnocrática de la crisis.

La fuerza política de los comunes, su probabilidad razonable de alcanzar por consenso una reforma liberal del “ancien règime”, estaba precisamente en la permanencia del déficit.

El éxito técnico del banquero fue la causa indefectible del fracaso político del ministro. La solución financiera convirtió la polémica en un pretexto que consumió un tiempo precioso en discusiones jurídicas que la situación de miseria social y de esperanza política no podían gastar sin mudar el consenso inicial en frustración revolucionaria. El tema legalista del voto por cabeza pasó a ser la primera consigna revolucionaria.

En el combate por el voto individual la buena fe, el derecho estaban con los comunes. Pero el liderazgo no correspondió a los abogados (Mounier, Targuet, Barnave), sino al vizconde de Mirabeau y al abate Sieyès.

El gran momento tampoco fue el día del juramento ni el de las frases brillantes, sino ese 17 de junio en que Sieyès impuso una doctrina que usurpaba la soberanía no sólo al monarca, por eso le siguieron los comunes, sino a sus propios electores, de lo que no fueron conscientes los diputados que se opusieron para no provocar al soberano real.

La batalla política de palacio, perdida por Necker y la nobleza, fue ganada por la reina y la jerarquía clerical.

La batalla jurídica terminó en una extraña victoria del Tercer Estado el día 27 de junio; a partir de este día se acabaron sus posibilidades de liderazgo. Reunidos en una sola Asamblea con toda la nobleza y todo el clero, la relación de fuerzas daba la iniciativa a la facción liberal de la gran aristocracia. Le pasó a la Asamblea lo mismo que a Necker. Su éxito especial acabó con su potencia y prestigio general.

En breve, lo que realmente sucedió en este período inicial fue: un “cambio gótico” en las instituciones, que dejó resentida a la nobleza; una preparación militar de la contrarrevolución, que dejó encantada a la Corte; una preparación insurreccional de la defensa ciudadana de París, que dio la alternativa política al cuerpo de electores burgueses; y una reunión común en Asamblea Nacional, que bloqueó a “los comunes” y dio a la gran aristocracia la posibilidad de un desquite que debilitara al trono en su provecho. Las jornadas siguientes hasta la toma de la Bastilla van a madurar la conciencia de un frente burgués revolucionario, democrático y municipal, que será desviado de su curso el día 14 de julio por un error de entusiasta inocencia y por la impunidad de un crimen atrozmente legitimado.

Mirabeau o el contrarrevolucionario

La incomprensión habitual de los intelectuales del fenómeno del poder, su fascinación ante quienes lo protagonizan no pueden dejar de afectar a la visión de unos acontecimientos tan llenos de enigmas como los ocurridos en 1789, y de un personaje tan equívoco y complejo como el vizconde de Mirabeau.

Ni la Revolución Francesa fue los que nos cuentan hoy los historiadores del bicentenario, ni la toma de la Bastilla tuvo significación histórica el día 14, ni Mirabeau puede servirnos de arquetipo para definir, como hizo Ortega, al hombre político. A lo sumo puede ser considerado como el más resplandeciente espécimen de esa clase política, tan actual, que se instala en la revolución para hacer la contrarrevolución, o sea, en la izquierda para hacer la política de la derecha.

Cuando se trata de conocer la historia real hay que tener la modestia de dejar hablar ante todo a los acontecimientos. Para captar a Mirabeau hay que observarlo en ese momento decisivo para Europa en que tradición y revolución se unen en Asamblea Nacional.

La jornada del 27 de junio fue crucial para el porvenir de la Revolución. Aparentemente simboliza el triunfo de los representantes del estado llano en su pretensión de votar por cabeza en una sola Asamblea. Realmente señala el momento de la traición de los diputados a sus electores, a la causa de la libertad. Es ley histórica del consenso.
El eufórico optimismo de la victoria jurídica será aprovechado por Mirabeau para embarcar inconscientemente a la Asamblea Nacional en el golpe militar que Luis XVI se dispone a asestar al pueblo de París.

El plan contrarrevolucionario de la Corte dependía tanto de la actividad de los mandos del Ejército, en manos de la nobleza, como de la pasividad del pueblo de París, dinamizado por los 407 electores de la capital en nombre de los 50.000 electores de distrito. Si los guardias franceses, el electorado burgués y el pueblo consiguieran hacer frente común a las tropas alemanas y suizas del rey, el golpe militar degeneraría en una guerra civil que se transformaría en guerra nacional contra un ejército extranjero. Era fundamental evitar ese riesgo.
Para la ejecución del plan militar, el ministerio moderado y liberal de Necker sería sustituido por un ministerio duro y fiel. Pero no antes de que todo estuviera a punto. No había que prevenir a la población y darle tiempo a organizar su defensa. El rey tenía que retener unos días a Necker.

El pueblo está soliviantado, alarmado contra los rumores de un complot de los aristócratas, dominado por el pánico de la inminente llegada de los regimientos extranjeros al mando de esa misma nobleza que había boicoteado durante 50 días la reunión de los Estados Generales. La Asamblea Nacional, foco de la atención nacional, debía ser paralizada y enmudecida.

El rey ordenó a la nobleza y el clero que se reunieran en ella para impedir que los comunes se orientasen hacia la minoría liberal de la nobleza. El hombre fuerte de la Asamblea, comprometido con el duque de Orleans, debería ser ganado para el rey. No hizo falta. El genio de Mirabeau demostró que podía servir a todas las causas al mismo tiempo y que todo en él era falso, incluso cuando decía la verdad.

Al instante mismo de completarse la Asamblea consigue embaucarla con uno de los discursos más inteligentes y deshonestos, más brillantes y perversos, más hábiles e insidiosos, más confiantes y más traidores que el talento puede concebir. Convirtiéndose en “relaciones públicas” de Luis XVI, mientras éste prepara su golpe militar contra el pueblo de París, Mirabeau logra una “Declaración de la Asamblea Nacional” destinada a confiar y desarmar a los tres frentes de resistencia que se estaban organizando en París. Su discurso para medir esta “Declaración” fue un modelo táctico de astucia psicológica y ficción política.

Los diputados del pueblo, a diferencia de éste, dice Mirabeau, “juzgan sanamente los objetos y no son engañados por las apariencias. Donde los representantes de la nación no han visto más que un error de la autoridad (el golpe feudal de 23 de junio), el pueblo ha creído ver una decisión formal de atacar sus derechos y sus posesiones.
¿Han visto en las miradas mismas del rey, han sentido en el acento de su discurso cómo este acto de rigor y de violencia hacía sufrir a su corazón? ¿Han juzgado por sus propios ojos que él es el mismo cuando quiere el bien, el mismo cuando invita a los representantes de su pueblo a fijar una manera de ser equitativamente gobernados, y que cede a impresiones ajenas cuando restringe la generosidad de su corazón, cuando retiene los movimientos de su justicia natural?

Es un deber sagrado para los diputados invitar a sus electores a descansar enteramente sobre ellos el cuidado de sostener sus intereses…haciéndoles ver que, lejos de haber alguna razón de desesperar, jamás su confianza ha estado mejor fundada. La tranquilidad de la Asamblea devendrá poco a poco la tranquilidad de Francia”.
Mirabeau pide al pueblo toda su contribución al mantenimiento del orden y la autoridad para que, “cualesquiera que sean los acontecimientos”, pueda justificarse ante sí mismo de que al menos ha permanecido en la moderación y la paz.

El contenido de la Declaración es un fulgurante ejemplo de aberración. Los héroes de la libertad, los juramentos del 20 y del 23 de junio piden al pueblo que se convierta en “promotor de la subordinación” a las autoridades reales que marchan militarmente contra él, no en calidad de enemigos sino como meros discrepantes de opinión. Una capitulación tan flagrante de la Asamblea no estaba al alcance de un hombre corriente. Necesitaba la argumentación disparatada de una elocuencia genial.

“¡Qué funestos son a la libertad quienes la creen sostener por sus inquietudes y sus revueltas! Se exagera mucho, señores, el número de nuestros enemigos… quienes no piensan como nosotros están lejos de merecer por esto este título odioso. Conciudadanos que no buscan, como nosotros, más que el bien público, pero que lo buscan por otra ruta… todos estos hombres merecen consideración de nuestra parte. No hay que degenerar en querellas de amor propio, en guerra de facciones, diferencias de opinión. En su nombre y en el nuestro os recomendamos esta dulce moderación de que ya hemos recibido los frutos”. La Asamblea ataca a los defensores del pueblo de París y presenta a los señores feudales como meros disidentes de opinión, no como adversarios de intereses.

El historiador Edgar Quinet consideró en el siglo pasado que esta “mentira” de la Asamblea Nacional al pueblo no será necesaria, y que si hubiera dicho toda la verdad, si hubiera revelado la responsabilidad directa del rey, la Revolución habría evitado muchas de sus dificultades y sufrimientos. En cambio, el socialista Jaurès juzgó conveniente esta mentira para que la Asamblea pudiera resolver su problema de conciencia mediante una ficción política: suponer que la voluntad verdadera era favorable a la Revolución para poder atacar sus actos como si estuvieran inspirados por la perfidia de la Corte.

La ilusión de Mirabeau de encontrar un nuevo consenso constitucional, haciendo del rey el jefe de la Revolución, se vino al suelo tan pronto como se había levantado. El día 30 de junio varios miles de ciudadanos liberaron de una prisión militar a once soldados que habían prometido no obedecer órdenes contrarias a las de la Asamblea, llevándolos en triunfo al Palais Royal. La solidaridad de los cuarteles de la Guardia francesa con el pueblo parisino se fraguó definitivamente.

Al llegar esta noticia a Versalles, el rey ordenó que otros diez regimientos alemanes y suizos marchasen a París. La delegación de electores que acude a la Asamblea para que intervenga a favor de los soldados no consigue ser recibida. Un motín en los cuarteles, una prisión militar asaltada, todo el pueblo de París movilizado en defensa de estos soldados era un asunto menor al lado del respeto de Mounier al principio de no intervención de la Asamblea en los asuntos del poder ejecutivo.

Ante la protesta de varios diputados Mirabeau propuso otra vez pedir moderación al pueblo. Afortunadamente, el diputado más sincero y valiente de toda la Asamblea, el bretón Le Chapelier, impidió esta gravísima irresponsabilidad. “Sería peligroso testimoniar una insensibilidad cruel. ¿Cuál es el origen de las revueltas que estallan en París? Es la sesión real. Es el golpe dado a los Estados Generales. Es esta especie de violación, esta usurpación de la autoridad ejecutiva sobre la legislación”. Arrastrada por la emoción de la sinceridad, la Asamblea envió una delegación al rey en solicitud de clemencia.

Concedida la gracia el 3 de julio, el rey se dirige a los diputados: “No dudo que esta Asamblea dará una igual importancia a todas las medidas que tomó para restablecer el orden en la capital. Si el espíritu de licencia y de insubordinación continúa creciendo se terminará quizá por desconocer el precio de los generosos trabajos a los que los representantes de la nación se van a consagrar”. La amenaza de disolución es ya directa.

Nadie dudaba en Versalles de la inminencia del golpe militar contra París ni de la trampa tendida a la Asamblea. Si se solidarizaba con el pueblo sería acusada de promover la agitación. Si se solidarizaba con el rey perdería por completo la confianza de los electores y su credibilidad ante la opinión.

Otra vez va a encontrar Mirabeau la más alta expresión de su talento para arrastrar a sus oyentes con otro discurso genial, que no logra esconder del todo la oculta disponibilidad de la Asamblea para legitimar al vencedor de París.

“¿Es, pues, a nosotros a quienes hay que prender si el pueblo que nos ha observado, ha murmurado? Yo no he dudado jamás que la nobleza se interpondrá entre nosotros y las bayonetas, no es a ella a quien temo; yo los conozco, los consejeros pérfidos de estos atentados a la libertad pública, y juro sobre el honor y la patria que los denunciaré un día”.

La Asamblea acuerda, con el voto favorable de toda la nobleza, conjurar al rey a que “reenvíe a los soldados a los puestos de donde vuestros consejeros los han sacado”. La aristocracia, que tiene el monopolio del mando en el Ejército, retira su apoyo político al golpe de la Corte y del monarca contra el pueblo.

La respuesta del rey el 11 de julio, el mismo día que ordenó a Necker abandonar Francia, reveló que el golpe militar era cuestión de horas. “Es necesario que haga uso de los medios que están en mi potencia para restaurar y mantener el orden en la capital y los alrededores”. La destitución de Necker, conocida en París el domingo 12 de julio, será el fulminante de la insurrección.

Nada tiene de extraño que el movimiento defensivo de las masas populares, sin dirección política de la Asamblea, desarrollase un espontaneísmo revolucionario que asaltara la Bastilla improvisadamente, sin darle especial importancia, cometiera crímenes gratuitos y celebrara macabramente el descabezamiento de la autoridad. Lo grave, lo que la historia no debe, no puede justificar es lo sucedido al día siguiente tanto en la Corte como en la Asamblea.

La toma de la Bastilla, mito o realidad

La creación de mitos no es atributo exclusivo de los pueblos primitivos. La condición social del hombre siempre ha mantenido dividida a la humanidad en grupos separados que marcan sus diferencias con una fuerte cohesión interior. Los mecanismos biológicos que posibilitan y condicionan el recuerdo, hacen de la memoria grupal una máquina prodigiosa de fabricar consenso por medio de mitos unificadores.

El mayor conocimiento racional en las sociedades modernas no ha eliminado la necesidad del mito, pero sí ha cambiado la función que desempeñaba en el proceso de constitución y mantenimiento de las formaciones sociales.
El origen legendario del mito primitivo permitía que, sin mediaciones voluntarias, produjera directamente el consenso social. Pero el mito moderno, para alcanzar ese mismo resultado, necesita la mediación consciente del consenso político. Si éste no altera significativamente la realidad histórica, el mito fundacional comunica una profunda estabilidad evolutiva al consenso social. Pero si el consenso político sustituye la realidad histórica por una fábula que altera el significado de lo real, la sociedad se verá condenada a sufrir la violencia institucional y la propaganda ideológica para que el mito fabuloso pueda cumplir su función.

La Declaración de Independencia americana es una realidad histórica, ocurrida el 4 de julio de 1776, ennoblecida y embellecida por el recuerdo de un mítico consenso político de honestidad y valentía fundadoras de la nación. La identidad sustancial entre la realidad y el mito ha permitido la adaptación del consenso originario a los grandes desafíos de la guerra de secesión y de la segregación.

La toma de la Bastilla es el ejemplo más notable del tipo bastardo de mito moderno. La diferencia sustancial entre la realidad el día 14 de julio de 1789 y el mito fabuloso creado en los tres días siguientes hizo imposible el desarrollo pacífico de la Revolución, causó su fracaso democrático y, en consecuencia, el de los Estados que hoy se legitiman, como el nuestro, en el bicentenario mito.

La realidad de lo sucedido en París el día 14 es bien conocida. Pero la historia no explica cómo nació la fábula de la toma de la Bastilla y de la Revolución el día 15, ni por qué tuvo que ser solemnemente consagrada en los días 16 y 17 de julio de 1789.

Sin esta fábula, la jornada del 14 de julio habría pasado a la historia como lo que realmente fue. Nadie tuvo ese día conciencia de que se estaba realizando, con el asalto a la Bastilla, algo trascendental. Ni siquiera era un objetivo táctico entre la Corte y la Asamblea. El día 14 fue la simple continuación de una insurrección defensiva de la alta y media burguesía de París comenzada el día anterior.

Por razones de necesidad vital los electores burgueses se autoconstituyen en Comuna municipal y asambleas de distrito. Designan un comité permanente. Forman una milicia burguesa. Piden a la Asamblea que apruebe esta iniciativa. Obtienen del preboste municipal Fresselles autorización para retirar los fusiles almacenados en los Inválidos. Se oponen a la masa popular que, agitada por los agentes del duque de Orleans controlados por Choderlos de Laclos, desvía hacia la Bastilla al cortejo que regresaba de los Inválidos. Negocian con el gobernador de la fortaleza, el marqués de Launay, la entrega de pólvora y la integración de una guardia burguesa en la guarnición de la Bastilla. No participan en el insensato abordaje de la desordenada multitud de artesanos, soldados y pequeños burgueses que entra en un patio interior donde es fusilada impunemente por la guarnición suiza, dejando más de ochenta muertos y otros tantos heridos. Se oponen a que una columna de trescientos soldados de la guardia francesa, al mando del teniente Elie, y unos mil ciudadanos, la mayor parte artesanos, marche a la Bastilla con los cuatro cañones recogidos en los Inválidos. No toman parte en las negociaciones para la capitulación de Launay. Y quedan horrorizados cuando la furiosa multitud, que deseaba vengar a sus muertos, degüella y cuelga a seis prisioneros suizos, decapita al gobernador y al preboste de la villa y pasea en triunfo hasta el Palais Royal sus cabezas ensartadas en picas.

La impresión que este día dejó en la conciencia ciudadana está descrita por el testigo de excepción Saint-Just. “No sé que se haya visto jamás, salvo en los esclavos, llevar el pueblo la cabeza de los más odiosos personajes en la punta de lanzas, beber su sangre, arrancarle el corazón y comerlo… Yo lo he visto en París”.

En la jornada del 14 es fácil distinguir una acción principal y premeditada, la de los electores burgueses; una acción incidental e improvisada, la de los artesanos y soldados, y un crimen pasional, el de la masa desesperada y vengadora.

La acción principal de la burguesía tenía como finalidad defenderse a sí misma, y al pueblo de París, contra el golpe militar que el rey anunció para mantener el orden público. Lo más inteligente era suprimir el pretexto, suprimir el desorden público provocado por la dejadez de la policía y por el celo de los aduaneros, que impedían o retrasaban el suministro de alimentos a la capital.

Los electores hicieron lo imposible para legitimarse con una autorización de la Asamblea Nacional. Pero este órgano representativo estaba paralizado desde que la nobleza y el clero se integraron en él. Los “revolucionarios de juramento” se negaban a intervenir en las cuestiones del poder ejecutivo del monarca absoluto. Sólo al final del día 13 el diputado bretón Le Chapelier pudo arrancar esta autorización a la Asamblea. La organización de la Comuna municipal, la constitución de un poder ejecutivo local por los electores chocaba frontalmente con la idea de sus diputados de limitar la revolución de la Asamblea Nacional a la sola conquista del poder legislativo.

El error incidental, el intento espontáneo de asaltar la Bastilla y el crimen pasional que siguió a la capitulación del gobernador no podían definir, ni caracterizar como revolucionaria, a la jornada del 14 de julio.

Antes y después de esa fecha ocurrieron hechos parecidos que hoy, salvo los historiadores, nadie recuerda. El asalto y pillaje de la fábrica de papeles pintados Reveillon el día 28 de abril produjo más víctimas que cualquiera de las jornadas revolucionarias posteriores. El día 22 de julio otra vez la “masa vengadora” decapita al ministro de finanzas Foulon y arranca el corazón a su yerno Bertier, intendente de París. Y otra vez un testigo de excepción, el joven Babeuf, expresa la ambivalencia de sus sentimientos. “He visto pasar esta cabeza de suegro y el yerno conducido detrás por más de mil hombres armados… en medio de doscientos mil espectadores que lo apostrofaban y se divertían con las tropas de escolta… ¡Cómo esta alegría me hacía mal! Estaba a la vez satisfecho y descontento. Recogen y recogerán lo que han sembrado, porque todo esto, mi pobre mujercita, tendrá continuaciones terribles, no estamos más que en el principio”.

Aquí está la respuesta al enigma que los historiadores silencian. Mientras Babeuf sabe que la Revolución no ha hecho más que empezar, el rey y la Asamblea pretenden, con la fábula “consensuada” de la toma de la Bastilla, darla por terminada. Inventaron una Revolución que no había existido para conjurar la que podía existir.

En pleno régimen feudal, en plena monarquía absoluta, la insurrección municipal de los electores de París no era suficiente para modificar la relación de fuerzas, realmente existente, en sentido favorable a una nueva constitución del reino. Había que alterar ficticiamente esta relación. Exagerar el significado de las acciones incidentales y criminales del 14 de julio. Transformar la revuelta en Revolución. Hacer de la Bastilla el símbolo de la monarquía absoluta. Convertir el asalto a una prisión semiabandonada en la “toma de la Bastilla”, en la conquista del Estado. El crimen será violencia revolucionaria. Los asesinos, héroes.

El proceso fabulador lo inicia Luis XVI, quien escribe al rey de España Carlos IV, para hacer constar oficialmente a las monarquías europeas, que todos los actos realizados a partir del 15 de julio no son imputables a su libre voluntad y consentimiento. El rey simula confiar en al Asamblea Nacional, que esperaba y temía una inmediata represión militar, presentándose de improviso ante ella para rogarle que comunique a París su orden de retirar las tropas y que le ayude a mantener el orden. Tan pronto como pronuncia “soy yo quien me confío a vosotros”, el entusiasmo y el consenso son instantáneos. La revolución está consumada. El Rey es su jefe.

La Asamblea ha de legitimar y asumir como propios el error y el horror del asalto a la Bastilla. Ese mismo día envía una delegación de 88 diputados a felicitar a la Comuna insurreccional de los electores, esos mismos electores a quienes antes no quería ni siquiera recibir. El presidente de la Asamblea, el científico Bailly, pasa a ser presidente de la Comuna de París, y el aristócrata Lafayette, comandante general de la milicia burguesa, denominada guardia nacional. El arzobispo de París, el consejero de la Reina que había inspirado la destitución de Necker y el golpe de fuerza del rey contra la Asamblea, propone y celebra un solemne “Te Deum” en acción de gracias ¡por los hechos del día 14! El abate Sieyès, que había inspirado la usurpación de la soberanía de los electores por la Asamblea constituyente, escribe en su noticia que “así fue probada la voluntad cierta de la Nación sobre la naturaleza y extensión de los poderes conferidos a los diputados”. La Asamblea legitima y glorifica el error y el crimen de la Bastilla, los hace suyos como representante de la nación, porque es la Nación, es decir, la Revolución quien los ha cometido. Las cabezas del marqués de Launay y del preboste Fresselles probaban que la Nación había conferido a los diputados poderes constituyentes del Reino.

Al día siguiente, 16 de julio, mientras parten para el exilio la mitad de la Corte, el ministerio Breuteil y el jefe del ejército, mariscal Broglie, el rey y la Asamblea llaman con urgencia a Necker. Bailly y Lafayette toman posesión de sus nuevas funciones.

El proceso fabulador del mito lo terminó también Luis XVI, visitando el día 17 a la Comuna insurreccional de París y diciendo “yo apruebo el establecimiento de la guardia burguesa”. Esa misma milicia que la Asamblea negó hasta el último segundo.

El mito fabuloso de la toma de la Bastilla permitió a Luis XVI y a la Asamblea Nacional organizar una Revolución, con una Monarquía constitucional que retuviera el poder ejecutivo y el judicial y que compartiera con la representación nacional el poder legislativo. Pero este simulacro de revolución por consenso, esta glorificación de un error de espontaneidad de una pequeña masa del pueblo sin conciencia política, esta santificación del crimen, no podían dejar de producir errores y crímenes mayores.

El mito fabuloso de la toma de la Bastilla fundó la práctica y la teoría de las revoluciones y contrarrevoluciones europeas, sobre la falsa creencia de que el Estado es un aparato externo a la sociedad que se puede tomar, con violencia o sin ella, para dirigirlo contra la burguesía o contra la clase obrera, o simplemente contra el pueblo. Tomar el Palacio de Invierno, marchar sobre Roma, ocupar electoralmente el Reichstag, conquistar el poder político y utilizarlo desde el Estado para controlar la sociedad han sido y son monstruosas aberraciones doctrinales que traen su causa de la mítica toma de la Bastilla y que han ocasionado las mayores tragedias de la humanidad.

Finalmente, la santificación del crimen, elevado a violencia inevitable de las masas revolucionarias, condujo a la institucionalización del terror que sepultó a la Revolución y a la violencia institucional de la razón (nacional) de Estado y del principio (antidemocrático) de autoridad que hoy desnaturalizan la libertad de la sociedad civil y la moralidad del poder.

La eficiencia de la propaganda ideológica del Estado y de la violencia institucional, utilizadas para suplir la debilidad del consenso social fabuloso, ha sido tan grande que ahora, a diferencia de lo que acontecía en el siglo XIX, el peligro del sistema no está ya en el sufragio universal, sino exactamente en su contrario. Una abstención electoral motivada por la opinión cada vez más justificada de que la clase política sólo aspira a tomar la Bastilla. Con error y con crimen.

Creative Commons License

Este trabajo de Antonio García-Trevijano está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

4
Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
4 Hilos de comentarios
0 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
3 Autores de comentarios
harryguillermoTomás García Bayarte Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Tomás García Bayarte
Tomás García Bayarte

La única y auténtica soberanía es la de la ciudadanía constituyente de la nación.

SALUD, LEALTAD,VERDAD, LIBERTAD Y REPÚBLICA ESPAÑOLA !!!.
Barcelona, 17/02/2012(10:12).

guillermo
guillermo

estoy de acuerdo, la toma de la bastilla, fue un mito que hizo crere a la comuna de paris que a través de la violencia, se podia legitimar oscuras pasiones politicas.

harry
harry

la toma de la bastilla es lo qse vive en nuestro actual gobierno qse vienen presentando en el siglo xx

harry
harry

la toma de la bastilla es lo que actualmente se vive en los regimen q son partidiarios de un solo gobernante mientras que el pueblo vvive con el dia dia ellos gozan de grandes comodidades en pleno siglo xx