Desmitificar

3

Una empresa fundamental, por supuesto no la única, de este nuevo Diario, debiera ser a mi entender la desmitologización de lo Político, de la Política y de los mitos relacionados con ello. El mito se diferencia del error y la mentira; es algo más profundo relacionado con la naturaleza humana, que mueve la acción con demasiada frecuencia. Antonio García-Trevijano ha desmitificado la Revolución Francesa en sí misma, como concepto un gran mito, y otros relacionados con ella. Sin embargo, hay mucho por hacer, pues el poder del mito como una forma de saber es inextinguible. Hay mitos antiquísimos de los que la mitificación de aquella revolución es en gran medida un resultado; la ciencia política está tarada por mitos como los del Estado de Derecho y el parlamentarismo, que se enseñan, no siempre con aviesa intención, como ideales o metas; entre nosotros, operan con éxito mitos tan decisivos como el del consenso político. Símbolo de la bondad del sistema establecido, un análisis empírico demuestra sin necesidad de profundizar mucho, que, en realidad enmascara la naturaleza plutocrática y, al parecer, cleptocrática del sistema.

El mito no alimenta siempre la esperanza; en el fondo, fomenta el fatalismo y el quietismo. Pero debido a su naturaleza contingente, el hombre es un ser utópico y como tal, mitificador. Esto concurre en gran medida en el caso de los mitos políticos, de los que se sirve la demagogia utilizándolos como un arma muy principal. Los mitos políticos son falsificaciones; unas veces inconscientes, productos quizá de la historia, como, por ejemplo, la creencia ancestral en la posibilidad de una Ciudad, Estado, Sociedad o Régimen Perfecto, una consecuencia del deseo de inmortalidad. Este mito, no sólo ha impulsado buena parte del pensamiento político, sino grandes acciones políticas en orden a la realización de aquel ideal. El modo de pensamiento ideológico descansa en ese mito y en otros inventados expresamente, como pedía Georges Sorel, para conquistar del poder y legitimar sus actos.

Uno de los problemas de la inteligencia política consiste precisamente en la continua aparición de nuevos mitos y la renovación de los antiguos envueltos en otra retórica. Siempre ha sido así. El modo de pensamiento racional filosófico o científico, se opone a los mitos. Pero ni siquiera las hipótesis científicas, por ejemplo la darwiniana, o las leyes científicas escapan a la mitificación. Por ejemplo, como es sabido, de la teoría físico-matemática de la relatividad se ha inferido que todo es relativo y por tanto no existe la verdad. Pero si esto es así, lo único cierto es la voluntad de poder.

Con el auge de la técnica de los medios de comunicación, la época se ha vuelta muy confusa. Ni siquiera resulta fácil en nuestros días discernir el mito del error o del engaño, aunque todo mito, cuando se cree sinceramente en él, conlleva el error y el autoengaño. Los media han impulsado la propaganda y desde la primera guerra mundial se ha industrializado la producción de mitos: los partidos políticos disponen expresamente de departamentos de propaganda, y los Estados, indirectamente a través de los sistemas y programas “educativos” y directamente de los Ministerios de Cultura u otros organismos, producen continuamente mitos políticos.

La desmitificación es seguramente la tarea más urgente en nuestro tiempo de la inteligencia política.

Creative Commons License

Este trabajo de Dalmacio Negro está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/
Dalmacio Negro
Doctor en Ciencias Políticas, y licenciado en Derecho y Filosofía. Es profesor titular de "Fundamentos de Filosofía" y "Filosofía de la Historia" y catedrático de "Historia de las Ideas y Formas Políticas" en la Universidad Complutense. En la actualidad es catedrático emérito de Ciencia Política en la Universidad CEU San Pablo donde participa en la docencia de la licenciatura de Ciencias Políticas y de la Administración.

3
Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
2 Hilos de comentarios
1 Respuestas a hilos
0 Seguidores
 
Comentario con mas reacciones
Hilo mas comentado
3 Autores de comentarios
EtieMerkatusPablo. Comentaristas mas recientes
  Suscripción  
mas nuevo mas antiguo mas votado
Notificar de
Pablo.

Gran fichaje el del Dalmacio Negro en esta nueva etapa del Diario. Sin ninguna duda una de las cabezas más brillantes y originales del panorama intelectual español.

Etie

Hola estoy totalmente de acderuo con el tema de que, si es cierto que hay que cobrar por foto hecha, seas bien profesional o aficionado, y mas haciendo hincapie en que si es cierto que alguien se benaficia de una foto y saca ingresos de ellos, seria mal por parte de los aficionados el no cobrarla, puesto que lo unico que se hace con ello es una competencia desleal de cara al profesional como habeis dicho anteriormente,pues yo estoy a punto de dar el salto al mundo profesional, a mateur desde hace af1os, eso si siempre que he hecho una foto con fines de alguien saque cacho de ella, ni que decir tiene que la he cobrado, no se si mas cara o barata, pero el caso es que si la he cobrado.Bueno lo que si que os agradeceria, ya que he visto que teneis unas tarifas de guia y estoy a punto como he dicho antes de entrar en el mundo profesional de la fotografia, me aconsejais de donde descargarme esas tarifas, ya se que aqui, pero estan en valenciano y por desgracia la mia de no saber valenciano, pues soy de castilla la mancha, no me aclaro con varios por no decir muchos de los conceptos, os agradeceria cualquier ayuda por vuetra parte, gracias y un saludo, y animo que entre todos si hacemos un trabajo bien hecho y cobrado, bien hecho esta, y respetandonos, seguro que tendremos un largo futuro sin malos rollos, pues para hacer fotos malas o no, de cualquier cosa, con un triste movil vale, pero que no se desprecie el trabajo profesional bien hecho, gracias y un saludo, agradeceria de corazon una respuesta que me guie,gracias

Bernardo Rodriguez Picaro

Estupendo análisis y sobre todo fundamental para empezar a ser libres: nuestra natural tendencia a la mitomanía por la rendición de la razón a una falsa seguridad; la base del timo de la ganancia fácil sobre la que el poder ejecuta sus habituales engaños colectivos.

Enhorabuena por el nuevo formato y secciones del Diario. Esto marcha, amigos. Gracias.