Don Quijote de la marcha

0

Quintanar de la Orden (provincia de Toledo) sale a recibirnos a la entrada del pueblo. Son sólo una docena de los indignados locales pero basta para olvidar el cansancio acumulado en cada paso. Nos han dirigido por las calles principales cantando eslóganes hasta la plaza del Ayuntamiento. Han preparado una comida que parece de lujo: tortillas de patata, espagueti, morteruelo. ¡Dónde quedan los emparedados de chorizo! Las llaves del polideportivo que nos han dejado para pernoctar no han llegado hasta las 8 de la tarde así que hemos pasado el día en el parque. Han llegado media docena de caminantes más desde Valencia, que se unen a la marcha.   Antes por la mañana, con la avanzadilla, había pasado por el ayuntamiento para pedir que colaborara con un bando y unas fotocopias para repartir por el pueblo. La administrativo que atendía al público se limitaba a contestarme que el Alcalde, que es el único que puede firmar los bandos, no estaba; y la máquina de hacer fotocopias estaba estropeada. Después de un par de intentos más le he tenido que preguntar: “¿entonces en este Ayuntamiento no funciona nada si no está el Alcalde? ¿Podría anunciarme al Teniente Alcalde?”. Ha terminado apareciendo un Concejal, echando pestes de nosotros, diciendo que la asamblea era un quiste, que no podía ser porque la gente no estaba preparada (¿para ser libre?), etc. Le he dicho que esa gente a la que desprecia y considera únicamente válida para que le voten va a conseguir forzar la apertura de un periodo de Libertad Constituyente en el que terminan los privilegios de la casta estatal de políticos como él. Nos han hecho el bando y las fotocopias; sin Alcalde.   Respecto a la negociación que tuvo lugar en Alcoy entre la gente de la Acampada-Alcoy y algunos altos cargos, se produjo después de la orden del Ministerio del Interior de desalojar las acampadas. Los políticos presentes, del Tripartito mayoría en el Ayuntamiento, afirmaron que no iban a hacerse cargo del desalojo de nuestros compañeros porque no les correspondía a ellos (pasar la patata caliente con la excusa de las competencias), también negociaron el establecimiento de un lugar para ser utilizado como punto de logística para la asamblea, aceptaron bajar sus sueldos un 5% (simbólico) y acordaron promover la asistencia a los plenos del ayuntamiento para utilizarlos como instancia donde los vecinos (no sólo los políticos) opinen sobre los puntos del orden del día.   No se han conseguido sino migajas, pero como el esclavo que hace por quitarse las cadenas comienza a ser libre, los españoles comenzamos a sacudirnos la servidumbre.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
  Suscripción  
Notificar de