Realidad y ficción

0

Aunque el tópico de que la realidad supera a la ficción está muy manido, resulta evidente que el grueso de los españoles sigue sin utilizar la imaginación para figurarse lo que sucede entre los bastidores del poder partidocrático. Claro que apenas se leen informes factuales que podrían dispararla. Aparte de la corrosión moral de la Transición, que ha logrado relativizar hasta lo más abominable, la cantidad de asuntos sobre los que es posible imaginar espesas cortinas de corrupción en las conexiones entre partidos e instituciones del Estado es tan abundante que “permite” la excusa de sentirse abrumado.   Esta vez el gobierno no ha organizado una banda terrorista para combatir al terrorismo y asesinar, pero lo que se desprende del informe objetivo publicado por El Confidencial acerca del chivatazo a ETA es casi tan grave. No sólo por los hechos investigados y comprobados por la Unidad de Asuntos Internos, que implican a las esferas más altas de la Policía, sino por la compacta trama que podemos imaginar existe detrás. Restringiéndonos a los hechos comprobados -los cuales, según concluye el susodicho artículo, parece que nunca llegarán a los juzgados-, sabemos que existe una red informativa que va desde los centros de operación etarras, donde se estiman quiénes son los mejores candidatos para la extorsión y posible asesinato, hasta el Jefe Superior de Policía del País Vasco. Existen fundadas sospechas de que éste, mensajero mediante, informó a uno de estos centros etarras acerca de cierta operación de detención conjunta con el gobierno francés.   ¿Por qué? Por conveniencia política. La detención de Gorka Aguirre (responsable de las relaciones públicas del PNV) no debía suceder el mismo día que se reunía Zapatero con Josu Jon Imaz, precisamente cuando éste visitaba La Moncloa para apoyar la iniciativa socialista de pactar la paz con ETA.   De película. Se diría que la realidad de esta terrible violencia contra la decencia y la moral pública es tan desgarradora que el “ciudadano” decide ignorarla, para su propia ignominia. Como si su cabeza enterrada bajo la arena no propiciase que esta red para-estatal se haga más y más tupida.     "A pure theory of democracy"     Publicada la traducción inglesa de "Frente a la gran mentira"

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

Dejar una respuesta

Por favor regístrese o Conecta para comentar
  Suscripción  
Notificar de