Siempre ETA

0

Es inevitable que cuatro fanáticos se dediquen a poner bombas o al tiro en la nuca. Tanto como que acaben siendo detenidos por la policía. El problema es que a esos cuatro les sustituyan otros continuando la serie. Y esto ocurre y ocurrirá porque la causa por la que se asesina y los mismos asesinos tienen el reconocimiento social. En no pocos municipios del País Vasco son comunes los homenajes, las calles o los monumentos a la memoria de tan insignes paisanos, a quienes no se considera asesinos sino presos políticos, con lo que la cantera queda asegurada mientras sea necesario.   Imágenes de etarras (foto: Kontrainformatu) La incuestionable mentira oficial que sostiene la Monarquía se basa en conceder rango de demanda social a la voluntad de los partidos estatales. En España no existe posibilidad de lo público sin pasar por estas organizaciones, el reconocimiento social es el político, ergo los referidos actos que encumbran a los heroicos gudaris de la ejecución por la espalda, son siempre, por acción u omisión, actos institucionales.   La implicación criminal del propio Estado quedó al descubierto cuando se comprobó que la llamada izquierda abertzale usaba la información oficial y las subvenciones como cobertura al terrorismo, con el que formaba un único movimiento. Evitar esto sin vulnerar los derechos de reunión y asociación implicaba acabar con la financiación estatal y poner en crisis el sistema. Naturalmente la Ley de Partidos consumó lo primero, aun a costa de reforzar la imagen de opresión españolista que justifica la dialéctica de la lucha armada. De ahí se pasó a un nuevo reconocimiento como interlocutor político, y vuelta al Estado con ANV.   El abertzalismo en la sociedad vasca no es lo preocupante. Se ve tan débil que necesita del terror. Y es el nacionalismo estatal de la parcela autonómica el que consiente tal situación. La fractura social y la tensión de la violencia se fija en la Comunidad Vasca, oponiendo la lengua, manipulando la historia o sacando a pasear el Rh si es necesario. Por mucho que se nos presenten como algo opuesto, el PNV y el Parlamento Vasco son Estado tanto como el PP y el Congreso de los Diputados. ETA resulta insoluble en esta Monarquía, porque la razón de ser de ETA es la permanente inconstitución del Estado por su reparto entre los partidos.

Creative Commons License

Este trabajo de Redacción está protegido bajo licencia Atribución Creative Commons-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional Los permisos mas allá del ámbito de esta licencia pueden estar disponibles en https://www.diariorc.com/aviso-legal/

Dejar una respuesta

Por favor Conecta para comentar
  Suscripción  
Notificar de